Registrate English English Español Español Português Português
Para una mejor experiencia por favor cambiá tu explorador a Chrome, Firefox, Opera o Internet Explorer
Maíz: La distancia ideal entre hileras para la siembra

Maíz: La distancia ideal entre hileras para la siembra

En ensayo, realizado en el campo de un productor, se evalúan dos componentes: la distancia entre surcos y la densidad de siembra.

En la Estación Experimental Agropecuaria Pergamino del INTA realizaron un ensayo con diversas distancias entre hileras y densidades de siembra de maíz que permitan mejorar el rendimiento y que ayuden a competir mejor con las malezas.

El estudio demostró que a medida que la distancias entre hileras se acorta, el rendimiento fue mayor. «Los resultados logrados por esta experiencia son muy alentadores».

Demuestran la distancia ideal entre hileras para la siembra. El ensayo, realizado en el campo de un productor, tuvo dos componentes a considerar: la distancia entre surcos y la densidad de siembra.

Ensayo en maíz
«Para alcanzar la máxima eficiencia fotosintética, el cultivo entre otras cosas debe generar un índice de área foliar que le permita capturar la mayor parte de radiación incidente», destacan en el INTA Pergamino, y agregan que esto se consigue con:

• Tipo de híbrido
• Arquitectura de planta
• Fecha de siembra
• Densidad de siembra
• Espaciamiento entre hileras
• etc.

En este sentido, en la búsqueda de mejorar la eficiencia productiva, la AER INTA 9 de Julio viene desde hace algunos años trabajando con diferentes tipos de híbrido de maíz, con espaciamientos y con densidades de siembra.

En la campaña 2019/20 se implantó una experiencia a modo exploratorio, englobada en la experimentación adaptativa en campos de productores. La misma pretendió asemejar a lo que se podría realizar a futuro en el maíz, ver cuáles podrían ser las ventajas y las dificultades que pudiesen presentar los sistemas utilizados.

El ensayo se realizó en el establecimiento “El Deseado”, próximo a la ciudad cabecera de 9 de Julio, sobre un lote que el propio productor sembró. Las tecnologías utilizadas, fueron aplicadas por el propio productor, es decir el barbecho químico, la fertilización nitrogenada y azufrada, la cosecha, para lo cual se empleó la máquina que cosechó el resto del lote.

Lo único que se realizó de manera diferente fue la siembra y la fertilización en la línea de siembra: «Si bien en dosis fue igual a la que realizó el productor, utilizando el mismo producto, la diferencia radicó en la máquina empleada», señala el relevamiento del INTA. El lote donde se condujo el ensayo es de textura franco arenosa, clasificado cómo hapludol éntico, franco fino.

En concreto, el ensayo tuvo dos componentes a evaluar: la distancia entre surcos (0,7 m – 0,52 m y 0,35 m) y la densidad de siembra (70.000 y 90.000 semillas sembradas para cada espaciamiento).

El estudio agrega que cada unidad experimental contó con 4 surcos a 0,70 m – 5 surcos a 0,52 m y 7 surcos a 0,35 m. El largo de cada parcela en todos los casos fue de 100 metros.

«El cultivo se desarrolló sin ninguna dificultad» La cosecha se efectuó en todos los casos el día 17 de abril con una cosechadora equipada con una plataforma con rolos espigadores a 0,70 m, recolectándose el ancho de cada parcela por un largo de 85 m.

Los resultados muestran que en el promedio general, 90 mil semillas superó a 70 mil semillas por 5,8 % ( 791 kg/ha).

En las siguientes tablas se muestran los datos para cada uno de los espaciamientos:

Rendimiento maiz agronucleo Noticias 20200714234855557
rindes Agronucleo Noticias 1

«A medida que la distancias entre hileras se acortó, el rendimiento fue mayor», concluyen. El menor espaciamiento logró incrementar 12,7 % el rendimiento sobre el espaciamiento más grande y 8,2 %, sobre el espaciamiento intermedio.

El incremento de rendimiento entre 0,70 m y 0,35 m promedio de ambas densidades es de: 20,5 kg/ha por cada centímetro que se acorta la distancia entre surcos.

«Los resultados alcanzados por esta experiencia son muy alentadores, los mismos son muy parecidos a otros obtenidos en campañas anteriores por los mismos autores, inclusive trabajando con híbridos diferentes», destacan desde la AER 9 de Julio del INTA.

El estudio agrega que la posibilidad de acortar la distancia entre hileras, dentro de un mismo espaciamiento, permite obtener una distribución más homogénea dentro del área a sembrar: «Esta condición brinda la posibilidad a las plantas de explorar un ambiente aéreo y radicular con menor competencia interplantas, disponiendo cada una de ellas una cantidad de recursos más homogéneos».

Por otro lado, al permitir el espaciamiento más estrecho cubrir el suelo más rápido, permite una serie de ventajas, por ejemplo, competir mejor con las malezas, evitar la evaporación del agua, favorecer que el agua se transpire y de esa manera se convierta en fotoasimilados, usar mejor los recursos, alcanzar un índice de área foliar crítico más temprano, etc.

En cuanto a las densidades de siembra, los resultados obtenidos coinciden con los obtenidos en años anteriores.

«Hay que hacer la salvedad que esta información no puede ser extrapolada a zonas distantes de donde se la generó, para otras áreas se deberán hacer los ajustes pertinentes», señanal. También queda claro que el agua no debe ser muy limitante: «Es posible que, con limitaciones hídricas, los resultados para densidad de siembra, hasta podrían ser inversos a los obtenidos».

En este sentido, es importante conocer, antes de sembrar, a qué profundidad se encuentra la napa y si el suelo presenta impedimentos físicos o no.

Pregunta frecuente
Una preocupación de muchos productores cuando se habla de sembrar maíz a 0,35 m entre hieras es cómo realizar la cosecha. Al respecto, desde el INTA explican que la misma se puede realizar perfectamente con un maicero de 0,70 m, solamente se debe tener la precaución de bajar un poco la velocidad de avance (aproximadamente 10%), para darle, de este modo, tiempo a que los rolos espigadores puedan trabajar correctamente, ya que el sistema de cosecha implica que en cada rolo entren dos surcos de siembra.

En los años que se realizaron ensayos con esta técnica, en ningún momento se tuvo dificultades para cosechar de esta manera, empleándose, de acuerdo al año, diferentes máquinas cosechadoras, maiceros y operarios: «Seguramente en los próximos años se generarán nuevos ensayos, los cuales podrían aportar más información sobre el tema».

Agro Núcleo Publica gratis 1
Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar

Anuncios Destacados
Principal